Se intensifica la disputa por el control de la Laguna de Bacalar

290 0

*Un grupo pretende crear un impuesto de 25 pesos por ingresar, otros opinan que siga siendo libre el acceso.

REDACCIÓN

14 de julio de 2020

Chetumal, Q.R. – Grupos ambientalistas radicales, mayoritariamente foráneos y extranjeros, con el apoyo de funcionarios de la Secretaría del Medio Ambiente pretenden, en medio de la pandemia, dar un albazo para implantar un programa de gestión común para el uso turístico en la Laguna de Bacalar, mediante el cual buscan apropiarse del manejo y de la administración del cuerpo de agua, de acuerdo al propio documento emitido por Geo Alternativa de la bióloga Silvana Ibarra, denunció Roberto Salgado, vocero del recién constituido Consejo Comunitario de la Cuenca Bacalar-OPB.

Dicho Consejo Comunitario se ha constituido en principio con pequeños propietarios de la laguna de Xul Há, Comisariados ejidales y consultoras ambientales, con la intención de presentar propuestas incluyentes que permitan el desarrollo económico, la conservación de la calidad del sistema lagunar y que no se constituya un área natural protegida porque sería “el tiro de gracia para la economía de la zona sur del Estado”.

“Hay un proceso de manipulación y desinformación, de consultas simuladas, con el objetivo de constituir un área natural protegida, primero dentro del agua y después en tierra; la pretensión es que la administración le sea cedida a este grupo de ambientalistas, cuya intención es cobrar 25 pesos por cada turista que ingrese a la laguna”, señaló Roberto Salgado, del ejido La Península.

Claramente, el documento de la empresa Geo Alternativa precisa “PROTUR, se propone obtener recursos económicos para el cumplimento del cuidado ambiental, realizando un fideicomiso que sería administrado por una Institución, la cual obtenga los recursos monetarios a través de un impuesto de 25 (veinticinco pesos 00/100 M.N) para los visitantes con el fin de destinar este recurso a las acciones integrales del territorio en combinación con acciones en la zona de influencia de la Laguna de Bacalar con la visión de un Territorio Sensible al agua”.

Supuestamente, lo anterior es para que “el impuesto sea destinado a las necesidades ambientales tendientes previniendo los impactos antrópicos derivados del turismo”, pero un escenario en el que desestiman los efectos no turísticos, como la carencia de infraestructura, actividades de desmonte, uso de agroquímicos y basureros, por mencionar algunas fuentes contaminantes.

Ante la pretensión de este grupo de ambientalistas foráneos que se abrogan la representatividad bajo la bandera del respeto a l cuerpo lagunar, un grupo de ejidatarios y pequeños propietarios ha constituido el Consejo Comunitario de la Cuenca Bacalar OPB, para plantear propuestas que incluya factores bioculturales, así como el conocimiento local histórico de la laguna de Bacalar.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *